Se ha producido un error en este gadget.

martes, 12 de abril de 2011

ACUAROFILIA

GENERALIDADES DE ACUARIOFILIA

Esta palabra simplemente nos viene a decir que es el arte con el que consegue que sus peces se encuentren lo suficientemente a gusto como para cumplir un ciclo vital lo más parecido a su vida real en su medio ambiente natural. Esta aficción se ha ido perfeccionando con el tiempo paralelamente con la vida del hombre mismo.

Para conocer los inicios de la acuariofilia debemos remontarnos a los tiempos en que el hombre que vivía alejado de ríos y mares, cansado de tener que desplazarse enormes distancias para poder conseguir pescado fresco, se dedicó a mantenerlo en cautividad para su posterior consumo. Esta actividad con fines gastronómicos se empezó a realizar en el imperio Romano. Aunque esta no es una buena definición de lo que es la acuariofilia, si que se puede entender como su comienzo, ya que, es posible que algún hombre se interesara por los peces más por su aspecto que por su sabor y así naciera la acuariofilia tal como la entendemos en nuestros días.

Los griegos y romanos ya criaban peces en grandes viveros o en surtidores de piedra, en los cuales la especie más habitual era la carpa.

Según algunos historiadores ya hay referencias de la cria de peces sobre el año 950 en China y Japón, de los llamados peces rojos. En Europa llegan sobre el año 1750 traído por los marinos, aunque no se puede hablar de acuariofilia todavía ya que simplemente eran colocados en recipientes de porcelana o plata, como hacían en la Corte de Luis XV.

Con la abertura de los acuarios de Londres (1853), Paris (1861), Berlin (1869), y la llegada del pez paraíso al acuario de Paris (1853), supuso el comienzo de la introducción de las especies tropicales como peces ornamentales, esto provocó que se empezara a emplear sistemas de calefacción como lámparas de petróleo y gas que mediante una llama situada bajo el fondo del acuario recubierto de arcilla elevara la temperatura del agua.

El descubrimiento en el siglo XVIII del oxígeno como elemento esencial para la vida, trajo un importante adelanto a la acuariofília, la muerte de los peces que tanto se daba en esta época, era debida a un agotamiento en el oxígeno del agua. La introducción del oxígeno en un principio era debido a grandes globos, sólo hasta después de la segunda guerra mundial, se empezó a fabricar los primeros aireadores, y de esta época datan los primeros filtros. El plástico y otros nuevos materiales permitieron posteriormente la fabricación de numerosos instrumentos de buen rendimiento y bajo costo. Además, se intensificaron los intercambios de experiencias e informaciones entre los acuariólogos, que de este modo fueron perfeccionando las técnicas de cría de peces y plantas. El transporte aéreo trajo un nuevo impulso para la acuariología, pues hizo posible la importación rápida y segura de especies exóticas, así como del instrumental técnico necesario para su cría.

A comienzos de nuestro siglo es cuando se desarrolla este arte aunque más bien en ésta época tenía más de ciencia que de aficción.

Empezaron los primeros acuarios rectangulares, aunque con los lógicos problemas de calefacción, por lo que destacó el GUPPY ya que se conformaba con los 18 grados. Lo dicho, el acuario evolucionó como el hombre mismo.

Resuelto el problema de la calefacción los comerciantes empezaron a traer cada vez más especies y empezó lo que ya podemos llamar “ACUARIOFILIA”. Se ubicaba el acuario en un sitio bien iluminado donde las plantas pudieran hacer su función importantísima de oxigenación y transformación de las sales minerales.

En los años 30 el acuario ya era incluso parte de la decoración en muchos hogares y locales públicos. Con la evolución técnica se crearon los modernos accesorios que permitieron que los aficionados consiguieran cada vez más que nuestros inquilinos se sintieran “como pez en el agua”.